23
Jun 13

El Emprendedor que llevo dentro

Este artículo fue publicado en el Blog de Bogodev el día 30 de Mayo de 2013. Vínculo

Desde hace unos años, la palabra emprendedor aparece continuamente en la mayoría de conversaciones en las que participo y siempre queda la referencia de que todos somos emprendedores y que debemos pensar en alguna propuesta de negocio.

Este mensaje ha dado vueltas por mi cabeza y he tratado de buscar una idea que cumpla los requisitos para buscar un ángel que me permita llevarla a cabo.

Mi propuesta – de la que estoy escribiendo una presentación de treinta segundos y aprovecharé este escrito para adelantar – es: “tejo para extranjeros”. Mucha gente se rió cuando se propuso una aplicación de tejo para el iphone, pero quien al día de hoy no la haya visto debe ser que no tiene uno de estos móviles o no sabe que ese aparato hace algo más que llamadas (y no estamos en el 2005 para preguntar con cara extrañada ¿qué es eso del “opera mini”?).

Estuve viendo terrenos cerca al parque de la 93, pero definitivamente no hay espacio, lo que me pone triste. Tocaría modificar un parqueadero para poder hacerlo, y creo que es más rentable este negocio de los carros como para ponerme en esas. Así que va a tocar por allá por la 200 con autopista. Lo bueno es que tendré espacio y habrá parqueaderos para visitantes y alumnos (y obvio que cobrando como parte del modelo de negocio. Claro está que habrá descuento para estudiantes de la escuela con carné. El descuento para profesores es un tema a discutir).

También voy a hacer aplicación móvil que informe a los estudiantes sobre los horarios de clase, estado de las canchas, el clima, estado de salud de los profesores, los atrasos de los proveedores de cerveza y otros; aún no tengo definido toda la información que llevará y si habrá versión gratuita con adwords y paga sin publicidad (insisto, la sostenibilidad es importante para hablar con el ángel de la guarda). Igual, los extranjeros si compran aplicaciones en línea y además no están pendientes de revisar cada noche el gasto de datos de su suscripción mensual móvil y podría poner más información para ellos (fiestas y descuentos en Chía ya que está más o menos cerca).

Y como hago apropiación de herramientas tecnológicas (acabo de demostrarlo), voy a presentar mi proyecto al Ministerio. Ellos siempre están aportando plata para todo lo que parezca emprendimiento. Aunque hablando con amigos me dicen que esa plata que dicen tener ya está gastada en proyectos casi propios, yo les respondo que quizá más del 70 por ciento del dinero se gasta en eventos, viajes, lobby y otros, pero siempre queda alguito, y no para sus amigos, que a mi parecer, más bien en el Min parecen estar jugando a la caza de patos con la pistola en una nintendo usando los ojos cerrados: Si salen 100 patos y se matan dos, no es importante el porcentaje de eficiencia, sino que hay dos patos muertos y que eso merece gastarse más presupuesto en un evento para quinientas personas con cóctel y comida incluídos. Y esto hace que tenga posibilidades.

Del modelo de negocios ya hablé, aunque toca aclarar igual pago de profesores (que imagino son caros porque deben hablar por lo menos inglés bien), adecuación del terreno y cosas así. Ya espero encontrar el apoyo para toda esta parte. Igual debo ponerle cuidado a la parte contable que siempre me hablan de ingresos y gastos, pero nunca de impuestos y otros temas, y eso me recuerda a alguien diciendo en estos días que lo que se pagaba en línea no pagaba impuestos y que iba a empezar a tener mano dura con ese tipo de compras. La verdad, no quiero terminar en la cárcel por darle al tema del emprendimiento.

Así que esa es mi idea, aunque aún creo que le faltan detalles. Hay que pulirla con la ayuda de un trabajo de campo y algunas entrevistas.

Igual no me preocupo, a veces cuando veo los proyectos de emprendimiento que están surgiendo, me doy cuenta que muchos de ellos no pasarán de más de dos años en funcionamiento y otros sólo serán una presentación en un papel que será rotado en un concurso sin mayor trascendencia, de la “repetición de la repetidera” (porque parece que para sugerir no importa que haya habido otro evento donde haya un proyecto muy similar) o de redes sociales especializadas (excluyentes). (Sin embargo, pensaré para una próxima propuesta una red social de amantes del tejo que permita en un mapa compartir las mejores canchas con destinos turísticos para los alumnos de la escuela y amantes de este deporte).

Al final todo es emprendimiento (nacional), y de ahora en adelante voy a pertenecer a este grupo (¿selecto?) de personas y me seguiré dando este título con el que se les conoce, tocará buscar al diseñador para actualizar las tarjetas que empezaré a repartir a quienes se me acerquen.


Leave a Reply


Copyright © 2016 Silenceway
Proudly powered by WordPress, Free WordPress Themes

 Subscribe in a reader