Saltar al contenido

Persecución

– ¿Podremos escapar?
– ¿De quiénes?
– De quienes nos persiguen.
– No nos persigue nadie.
– ¿No? ¿Crees que estoy loco?
– Pues yo no veo ni oigo a nadie.
– Yo los oigo. Se aproximan.
– Nadie nos sigue.
– Yo los oigo.
Luego, silencio.

Publicado enDivagar

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*